MundoVita

Análisis: Steins;Gate

mundovita_analisis_steins

CAUSA Y EFECTO. CULPA Y REDENCIÓN

Aunque llevan años completando el catalogo de muchas consolas, las novelas visuales no son el género más popular en occidente.

Historia

La historia se centra en Okabe Rintarō, Okarin para sus amigos, o como el mismo se denomina, Hououin Kyouma: un alter ego ficticio que utiliza para enmascarar sus inseguridades y facilitar sus relaciones sociales, aunque suele conseguir el efecto contrario. Junto con sus amigos de la infancia, Itaru Hashida y Shiina Mayuri realizan experimentos amateur en un pequeño apartamento bautizado como el Future Gadget Laboratory, “creando” por accidente una máquina del tiempo. Poco a poco descubrirán que jugar con el tiempo no es algo para tomar a la ligera y comenzará una odisea para salvar sus vidas de la malvada organización SERN, con un ordenador legendario, el IBN-5100 y John Titor, el viajero del tiempo…

steins-gate-ps-vita-ps3-screenshots-005-642x364

El Juego

Para aquellos poco familiarizados con las novelas visuales, Steins;Gate no es un juego en el sentido tradicional, la interacción está sujeta a momentos puntuales, que nos llevarán a uno de los 6 finales, pero en su gran parte nos limitaremos a pasar los textos que cuentan la historia. Está claro que no es una experiencia para todos los públicos y en este caso además hay que tener una especial paciencia durante las primeras 6 horas, que ponen las piezas en el tablero con demasiada calma y se pierden en detalles cotidianos, pudiendo echar atrás a los indecisos o a aquellos que prueban el género por primera vez. Superado este inicio, comienza una bajada sin frenos con una historia que va a jugar con vuestra cabeza y a la que le daréis vueltas durante días.

Seguramente os topéis con el primer final del juego sin esperarlo en torno a las 18 horas, sin haber pasado ni siquiera por los 10 capítulos. El juego no hace muy buen trabajo a la hora de explicar cómo obtener el resto de finales, así que si os ha enganchado la historia y queréis saber cómo ver los demás, incluido el escurridizo “final verdadero”, recomiendo utilizar una guía. Tenéis juego para cerca de 30 horas si os gusta completar vuestra lista de trofeos. Es sencillo rejugar los capítulos y se pueden saltar los textos con mucha rapidez, así que un capítulo que te ha llevado horas puede pasarse en un par de minutos, permitiendo llegar a la decisión que marca un final u otro sin problemas.

Aspéctos técnicos

4b62dbb29e58c438663f5db6570ae5f8dca8c806-1098251

El apartado técnico cumple sin más. No han buscado crear nada innovador, el juego se desarrolla en 2D, utilizando ilustraciones estáticas para personajes y unas pocas ilustraciones especiales para momentos clave. No esperéis secuencias de video ni en los finales. El estilo artístico es funcional y tiene su propio encanto, con algunas expresiones faciales para los protagonistas y fondos elaborados con diversos momentos del día para una misma ilustración. La banda sonora acompaña, si bien dada la duración del juego, en torno a 30 horas, algunas pueden llegar a resultar repetitivas.
Steins;Gate está disponible para Playstation Vita, pero la localización ha sido limitada al inglés, no pudiendo disfrutar de este título en castellano.

Para el doblaje se ha mantenido su versión original, de gran calidad, contando el 100% del juego con voces en japonés para todos los momentos en los que los personajes hablan, y no limitándose solo a las primeras escenas del mismo, como pasa en muchos casos.

Steins;Gate fue todo un fenómeno que acaparó un buen número de premios y menciones, ha sido adaptado al manga y el anime y cuenta con una secuela que también podemos disfrutar también en Vita.

Valoración

+ Historia increíble, imaginativa…
+ Una propuesta de género diferente dentro del catálogo
– Ritmo narrativo irregular
– Sin traducir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.